Publicado 2019-12-18

El futuro: movilidad y normativas

 

La movilidad, el reto de las marcas del sector de la automoción

 

 

Conocer los cambios sociales y las nuevas formas de consumo es una necesidad de cualquier marca para adaptarse e, incluso, anticiparse a lo que la sociedad demanda. Si pensamos, concretamente, en el sector de la automoción, uno de los grandes cambios a los que se enfrenta es el relacionado con el transporte y la movilidad.

La sociedad está cada vez más concienciada: se buscan opciones que supongan un menor gasto, tanto económico como ambiental. Transporte público, vehículos eléctricos o híbridos, bicicletas o patinetes tanto en propiedad o como a través de servicios de terceros, coches compartidos… En la última década el panorama ha cambiado por completo; se han multiplicado las opciones y los perfiles de usuarios; ha ganado protagonismo el transporte intermodal; y las administraciones se esfuerzan por establecer normativas que permitan tener ciudades más sostenibles y reducir la contaminación.

De hecho, según el estudio Futuro: movilidad y normativas realizado por Adevinta, las personas cada vez van a ser más sensibles de cara a ofertas que cuiden y preserven el medioambiente y eviten la contaminación. Las tendencias citadas seguirán ganando terreno y las ciudades progresivamente se van a ir adaptando a estos nuevos cambios, a través de carriles bici, aparcamientos disuasorios o aceras adaptadas a nuevas formas de movilidad.

En todo este proceso de búsqueda de alternativas, la tecnología tiene un papel fundamental. Las aplicaciones móviles han dado pie a desarrollar modelos de negocio como los coches o bicicletas por minutos. Pero nada de eso sería posible si no hubiera una demanda para tecnología aplicada a la movilidad y lo cierto es que el 53 % de los usuarios se informa sobre cuestiones relacionadas con el transporte a través de apps.

¿Qué papel desempeñan las marcas del sector?

Todo ese panorama es una realidad y, sin embargo, el futuro no es un territorio vedado para las marcas de motor. De hecho, casi 9 de cada 10 personas considera que existe una probabilidad de más del 50 % de que compre un coche en el futuro. Eso sí, casi la mitad (un 46 %) de estos potenciales compradores se decantaría por uno no contaminante para poder moverse dentro de las ciudades.

Por lo tanto, hay espacio y oportunidades de negocio para las empresas del sector, pero también nuevas exigencias. En primer lugar, porque tienen que adaptarse a la normativa que progresivamente se está abriendo camino en las administraciones públicas. Pero además porque, para poder seguir resultando atractivas a la audiencia, tienen que adaptar sus productos y, también, su comunicación. Los mensajes que lanzan y la forma en la que lo hacen son fundamentales para captar la atención de los usuarios.

Elaborar campañas de publicidad eficaces puede ayudar a las marcas a atraer a ese público. Según datos del estudio Proceso de compra de un coche 2019 publicado por Adevinta, el 56 % de las personas que compraron un coche en el último año vieron publicidad del vehículo que adquirieron. Además, internet es el lugar en el que más anuncios vieron.

Por ello, aprovechar las opciones que ofrece la publicidad digital para elaborar campañas personalizadas también puede ayudar a no perder comba y mantenerse al ritmo que avanza la sociedad. ¿Cómo? Adaptando las campañas a los intereses del usuario gracias al uso de programática y analítica en tiempo real.

 

 

 

¿Conoces la newsletter mensual de publicidad y marketing digital de Adevinta? ¡Suscríbete aquí y no te pierdas las novedades del sector!