Publicado 2018-04-06

Ocho ventajas de la publicidad programática

 

De unos años a esta parte, la publicidad programática se ha metido hasta las entrañas mismas del sector. Muchas campañas de publicidad incluyen ya una partida para este fin, si es que no se planifican directamente con la programática como punto de partida.

Debido a los cambios tecnológicos que vivimos constantemente, algunos profesionales de la publicidad necesitan afianzar los conceptos básicos  relacionados con las nuevas herramientas del sector: DSP, SSP, , bases de datos… Su alto componente tecnológico y sus procesos tan similares a los de las finanzas hacen difícil superar el nivel elemental de conocimientos salvo para quien trabaja con programática en el día a día. Por eso la pregunta sigue sobrevolando en las conversaciones: ¿qué tiene de bueno la programática?

No vamos decir que sea mejor ni peor que otras modalidades, pero sí que le hemos encontrado 8 ventajas de la publicidad programática.

Las ocho ventajas de la publicidad programática

  • Mercado global

Si los usuarios que nos interesan navegan por sitios de todo el planeta, lo importante será llegar a ellos allí donde estén. La programática nos permite insertar anuncios en todo el mercado global de publicidad online sin detenerse en fronteras.

  • Gestión y reporting  en tiempo real

El comienzo, la duración, las pausas y la finalización de una campaña los decide el anunciante. No hay limitación ninguna por los medios que la acogen.

  • Configuración avanzada

En la hora de hacer campañas de publicidad programática se puede definir todo (todo, todo) hasta el detalle para cualquier tipo de estrategia. Se puede configurar desde dónde y cuándo se compra, los segmentos y targets a los que se dirige, las excepciones. También se pueden establecer reglas booleanas, algoritmos, frecuencias de impacto, formatos, creatividades diversas…

  • Oferta y demanda

Parte de las compras se realizan por pujas. Eso significa que el precio lo establece la competencia real entre todos los actores participantes, tanto del lado de la oferta como el de la demanda. Y esto rige para campañas generalistas o para el target más específico que se esté buscando.

  • Segmentación según el comportamiento

Además los anunciantes pueden elegir medios (y dentro de ellos las secciones o categorías que interesen). Además, pueden centrarse en las características de los usuarios. Esto les permite definir qué segmento de qué conjunto es el que le interesa.

  • Data

Para lograr ese impacto sobre un usuario único específico, marcado por una cookie, hay que tener buenas bases de datos. Ya sean first, second o third party data, la data es el alimento de una programática eficaz.

  • Optimización permanente

Si algo no funciona, se corrige. Esta obviedad no es tan frecuente en publicidad. Se trata de un sector que acostumbra a que termine una campaña para evaluar su impacto y actuar a posteriori. En programática todo se puede cambiar en el momento: el medio en el que no está funcionando, la creatividad menos eficaz, las urls de destino…

  • Conocimiento adquirido

Esa corrección permanente ayuda, a largo plazo, a acercarse al horizonte óptimo. Los resultados de estas campañas de publicidad ofrecen un gran volumen de información para mejorar las siguientes. La data se alimenta con una nueva remesa de aciertos y errores para obtener conclusiones válidas en cada nuevo intento.